Últimas Entradas

Historia

Ich romantisiere

Hay libros que se leen con curiosidad, libros que se leen con interés, libros que se leen con placer y libros olímpicos y totales en los cuales uno se sumerge con una inefable delectación sinestésica; paladeando lo grande y al tiempo lo pequeño; la frase, el párrafo y el capítulo del viaje que el autor propone a sus lectores.