En Asturiano Gloses asturienses

Cultu(m)

El Cuaderno estrena hoy la nueva sección en asturiano del filólogo Javier Cayado Valdés.

/ por Javier Cayado Valdés /

Ún de los peligros del desclasamientu social ye caer de la liana. Pue que seya’l mayor, de fechu. Cuando te paez que la working class nun son más que chonis y canis y qu’en della mena nun tan al to altor, lo que tas faciendo ye soltate d’esa clas pa garrate a otra.

Bona parte de la xente que percuerre esi camín, ensin dulda egoísta, nun llega a la liana superior [sic]. Caen entós nun llodazal de rabia y murnia; entamen depresiones y ansiedaes; nun alcancen los méritos p’algamar la liana. Nunca voló’l perrucuspín.

Cuando s’estudia El Quixote siempre se fala del recursu del estrañamientu como’l métodu que garró Cervantes pa facer el so llibru prestosu de lleer al personal. Básicamente, l’estrañamientu fai por ponemos delantre coses o situaciones que nun tienen arte de ser nesi contestu. L’estrañamientu ye fundamental na vida. Nun mos rimos d’un cuentu (chancia) si nun hai estrañamientu: por eso un chiste desplicáu nun fai rise más qu’al que se ri por vergoña. D’esta traza, nun ye raro respigase énte daqué que mos choca muncho, que mos extraña.

Per estes zones hebo zunes estenses como’l Sáhara y fates como l’argumentu y los personaxes de los programes de sobremesa de Telecinco. Camiento que si tas lleendo esto teas d’alcuerdu: ún nun escribe pal Abc nin ye tan revolucionariu. El casu ye qu’una de les zunes asturianes más demanaes foi soltar la liana de Sancho ensin llegar a la d’Alonso Quijano. Escapar de los sayones puercos de tierra de los güelos, y poro de la so llingua, pa dir metese na fidalguía lleío que relluma nesti sieglu XXI en rostru aceitáu y sorriente del lliberalismu.

¿Por quién doblen les encuestes?

Enantes llamábense nuevos ricos, nun sé. Yo quiero más llamalos rellenu pal llodazal de los que dexaren liana propia y nun llegaren a l’ayena.

Pero tábemos falando de El Quixote. Una afirmación provocadora de les que me presten a min pa colos que me prexulguen ye: El Quixote ta enllenu cuchu. Entama a revolvese’l bandullu del receptor y, enantes de qu’arroh.e’l socitáu, llevanto una etimoloxía demientres clamo: «¡Pax!».

Lo primero ye falar del estrañamientu, vistu enantes. Esto va prestar porque mos choca. Yá lo sabía Cervantes.

La evolución de la pallabra llatina cultu(m) apúrremos un resultáu en forma de cultismu: cultu. Lo que non muncha xente sabe ye que la evolución popular o patrimonial del términu úfremos la perconocía pallabra cuchu.

A los amantes de les evoluciones llingüístiques estos descubrimientos emociónenmos dafechu; y claro, l’estrañamientu primixeniu ta detrás. Sicasí, nun sobra facer usu de la CPU yá que la tenemos: ¿nun ye’l cuchu un abonu? ¿Nun ye una persona culta un ser cultiváu por un abonu intelectual, seya esti lletres, númberos, viaxes o vivencies?

Alonso Quijano yera un home cultiváu: tenía un celebru tan abonáu qu’acabó secando de tanta sustancia, como seca’l pumar si lu cuches muncho de tienru. ¿Y Sancho? Sancho sabía lo que yera’l cuchu, de xuru. Pero pensar que Sancho nun tenía’l cultum cultural namás se desplica dende la inorancia, el desclasamientu y la idea que mos calcaron de que saber cuando hai que plantar, pañar, enrestrar o segar nun ye cultura. Esi sentimientu de superioridá pa cola xente de campu fai pasar inalvertíos refranes onde se fala d’Ana Bolena o de Tiberio; dichos y cantares que recueyen tola tradición europea de Sócrates p’acó (que diríen n’Ayande).

A la escontra de lo que puea paecer, Alonso Quijano (y cuando digo Alonso digo les clases acomodaes) sabía muncho menos del cuchu de lo que Sancho Panza (y cuando falo de Sancho falo del pueblu llanu) sabía de la cultura.

Otru apunte pal sieglu XXI ha ser la reflexón seria de lo que ye’l cuchu, términu identificáu colo despectivo, les más de les veces, y que ye productu sine qua non pa que teamos equí, vivos entá.

Nun s’escaeza que la relación col productu socitáu nun siempre foi despectiva nin muncho menos. Un refrán mui característicu de la personalidá del pueblu asturianu ye’l que diz que «Dios y el cuchu puen munchu, pero pue más el cuchu». Nun podemos falar d’anticlericalismu, pero esi refrán nun nacería enxamás n’otres partes del Estáu «de cuyo nombre no quiero acordarme».

Yá entráu en sieglu XX, un llabrador de Rales, Corentino, desaxeraba diciendo que «el llabrador que non come un carru cuchu al añu nin ye llabrador nin ye nada». Non: na Asturies non desclasada, el cuchu —y falar del cuchu ye falar de la cultura de la tierra— nun foi sinónimu de mierda hasta va bien poco.

Pémeque mos pasó lo de la liana. Perdimos la liana de Sancho ensin llegar a garrar la de Quijano. Perdimos el cuchu ensin llegar al cultu. Yá lo dicíen los Sanchos: «Más val páxaru en mano que ciento volando», «El que muncho abarca poco apierta»… Tamién lo dicíen los Quijotes, cuando taben cuerdos, porque la verdá ye la verdá dígala Agamenón o’l so gocheru.


 

 

Acerca de El Cuaderno

Desde El Cuaderno se atiende al más amplio abanico de propuestas culturales (literatura, géneros de no ficción, artes plásticas, fotografía, música, cine, teatro, cómic), combinado la cobertura del ámbito asturiano con el universal, tanto hispánico como de otras culturas. Un planteamiento ecléctico atento a la calidad y por encima de las tendencias estéticas.

0 comments on “Cultu(m)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: