Categoría: Cuaderno de espiral

Cuaderno de espiral

La calle

«Si la calle fue la Vía Láctea de las peripecias que salvaron mi niñez, es hoy la nube engendradora que todo lo empapa y nunca se desentiende. Soy calle como soy infancia. Y estoy muy agradecido». Una nueva entrega del ‘Cuaderno de espiral’ de Pablo Luque Pinilla.

Cuaderno de espiral

La energía creativa

Escribe Pablo Luque Pinilla en esta nueva página de su ‘Cuaderno de espiral’ que «la tensión entre lo personal y lo poético coincide, hasta el punto de que esta se resuelve en la convergencia entre afecto y mirada; entre el acercamento a la existencia y a la poesía guiados por un empeño de la visión que responda a nuestros más íntimos deseos».

Cuaderno de espiral

Lo sublime

«La poesía», escribe Pablo Luque Pinilla en esta nueva página de su ‘Cuaderno de espiral’, «es siempre un fuego que arde con palabras necesarias en torno a algo que nos provoca y conmueve, y la cuestión es, por tanto, si existe un factor o punto de fuga en todo ello capaz de convertir ese instante de rapto y admiración en un suceso recurrente y perdurable».

Cuaderno de espiral

Palabras recuperadas

Nueva página del ‘Cuaderno de espiral’ de Pablo Luque Pinilla, 1ue diserta sobre cómo a veces «la utilización de una palabra en concreto consigue que nos abstraigamos de las corrupciones que la debilitan para devolvérnosla recuperada según el concepto que, como a un libro un hueco en su estantería, le corresponde en el anaquel de los significantes».

Cuaderno de espiral

Solos

Escribe Pablo Luque Pinilla que, con la pandemia, «hemos (re)descubierto, en suma, el valor del otro, y hasta del otro que tenemos al lado, como presencia ineludible, palpable, imprescindible para movernos bien por el mapa de los aposentos que alberga nuestra naturaleza».

Cuaderno de espiral

Cuaderno de espiral

Pablo Luque Pinilla inicia una columna en EL CUADERNO; un compendio de intenciones literarias cuya primera entrega reflexiona sobre cómo «a veces hay que mirar hacia arriba y comprobar que, sobre la base de un círculo, un rectángulo se pliega para mostrarnos la verdadera envergadura de nuestro devenir».