Categoría: Creación

> Cuaderno de espiral

La calle

«Si la calle fue la Vía Láctea de las peripecias que salvaron mi niñez, es hoy la nube engendradora que todo lo empapa y nunca se desentiende. Soy calle como soy infancia. Y estoy muy agradecido». Una nueva entrega del ‘Cuaderno de espiral’ de Pablo Luque Pinilla.

Los cuadernos pálidos

Los cuadernos pálidos (15)

Tomás Sánchez Santiago registra en esta ocasión del murmullo del mundo unas rosquillas fritas con sabor a infancia, el ajetreo de refugiados en Trieste o una luz rosa que enfunda el espinazo de unas montañas.

Creación

Fondo de armario

Pedro Luis Menéndez cierra un conjunto de prosas que se mueven en esa frontera entre géneros de difícil clasificación, que juegan con los recursos propios del relato contemporáneo para dibujar una cartografía confusa, una suerte de mapa trucado del laberinto que nos obliga a permanecer en él, sin demasiada esperanza de encontrar una salida.

Calendario

El cuaderno naranja (6)

¿La ficción es la realidad o ‘casi como’ la realidad? ¿Lo inverosímil está reñido con lo literariamente excelso? Avelino Fierro sigue dando forma a un cuaderno encontrado y haciéndose preguntas sobre la creación literaria.

Cuaderno de espiral

La energía creativa

Escribe Pablo Luque Pinilla en esta nueva página de su ‘Cuaderno de espiral’ que «la tensión entre lo personal y lo poético coincide, hasta el punto de que esta se resuelve en la convergencia entre afecto y mirada; entre el acercamento a la existencia y a la poesía guiados por un empeño de la visión que responda a nuestros más íntimos deseos».

Cuaderno de espiral

Lo sublime

«La poesía», escribe Pablo Luque Pinilla en esta nueva página de su ‘Cuaderno de espiral’, «es siempre un fuego que arde con palabras necesarias en torno a algo que nos provoca y conmueve, y la cuestión es, por tanto, si existe un factor o punto de fuga en todo ello capaz de convertir ese instante de rapto y admiración en un suceso recurrente y perdurable».

Los cuadernos pálidos

Los cuadernos pálidos (14)

Del murmullo del mundo registra en esta ocasión Tomás Sánchez Santiago el recuerdo de los juegos de disciplina de su infancia, lo que se parecen a la memoria los cajones desordenados, una mujer que pasea tres ‘collies’ o cómo nos interpela la esterilidad amontonada de los libros por leer.