Últimas Entradas

El marcapáginas

Los editores

Del mismo modo que las redes sociales han hecho que se asuma la falacia de que cualquier opinión merece respeto por el simple hecho de quedar reflejada por escrito, la facilidad con que podemos convertir en libro cualquier cosa escrita en las horas ociosas de las tardes, aunque sea con prisas y a vuelapluma, ha propiciado un incremento de conciencias autorales.

Crítica

El evangelista

Al margen de la indudable habilidad narrativa en la reformulación inédita de la materia evangélica, creo que García Ortega ha acertado en lo más decisivo: la construcción de esa voz anónima que en sus registros y modulaciones —en la sobriedad restrictiva de su tono testifical o en su timbre a veces confesional y empático— ha sabido hacer resonar un mundo y una época en su radical extrañeza y en lo que permanece, ese resto o sustancia que se filtra a través de las edades y que reconocemos como esencialmente nuestro.

Poéticas

Carlos Barral

Juan Carlos Mestre: “La primera palabra cercana a este habla es desobediencia, la segunda habría de ser una idea relacionada con cuanto en arte significa desorden, para la tercera posibilidad de su significación no existe palabra sino azar, el azar del que arroja sus dados sobre la cabeza petrificada del mundo”.

Cómic

Adrian Tomine

Intrusos tiene una rara cualidad: consigue tener un peso emocional muy claro y sincero en historias concebidas con un aparato formal muy intelectual, donde las influencias se subrayan. Eso no evita que Tomine alcance cotas muy altas, lejos ya de la sorpresa de su juventud, pero asentado como uno de los autores más habilidosos en la construcción de personajes y en su exploración psicológica.

Crítica

Bravura

En efecto, la novela de Mary Shelley constituye el texto base (o architexto) de esta —también— novela gótica, pues «Bravura» se plantea, en principio, como una imaginativa reconstrucción de Frankenstein.

06 Crítica

El Reino

Numerosos son los lectores que se habrán extrañado al descubrir que un autor al que no se le presuponía inclinación religiosa alguna se aventurara en esta desmesurada empresa