Mirar al retrovisor

La lección de los yamna

¿Es cierto que los 'yamna' invadieron la península ibérica en la Edad del Bronce y mataron a todos los hombres para quedarse con sus mujeres? El arqueólogo y museógrafo Joan Santacana Mestre estrena su columna 'Mirar al retrovisor' respondiendo a esa pregunta.

Mirar al retrovisor

La lección de los yamna

(que mataron a todos los hombres de España y se quedaron con sus mujeres)

/por Joan Santacana/

Cuando yo estudiaba arqueología, a finales de los años setenta del siglo XX, uno de los grandes maestros que tuve, el doctor Joan Maluquer de Motes, nos habló en una ocasión de la cultura de los kurganes, en la región del Volga: pueblos de las estepas, nómadas, que gozaban de una cierta movilidad en razón de estas características y a los que se identificaba, sobre todo, gracias a su sistema de enterramiento, en fosas profundas, colocados en posición decúbito supino y cubierto todo por un túmulo. Kurgan, de hecho, significa por lo visto «túmulo». Al sabio maestro, lo recuerdo comentando el complejo tema de los movimientos de pueblos y de las invasiones en la Europa centro-occidental, en donde las grandes llanuras, surcadas por los ríos, ofrecen una geografía favorable a este tipo de desplazamientos. Nos alertaba en cambio el doctor Maluquer contra las tesis de la arqueología nazi, que presentaban a pueblos enteros desplazándose como salvajes, en violentas oleadas, contra las pacíficas aldeas germánicas. En el ambiente de la posguerra europea, coleaba todavía el terrible movimiento de poblaciones de Este a Oeste a causa del conflicto. Pero aquello había ocurrido en pleno siglo XX y en unas sociedades mecanizadas, con trenes y camiones; no en la lejana Edad del Bronce, donde, en un mundo con grandes estepas por poblar y valles inmensos vacíos de población, aquellos movimientos masivos y violentos fabulados por los nazis no tenían ningún sentido.

La arqueología europea, y por supuesto la hispano-portuguesa, ha progresado muchísimo durante los últimos cincuenta años. Sabemos que las culturas de las edades del Bronce y el Hierro peninsulares atravesaron por etapas diversas, algunas de ellas perfectamente identificadas, y conocemos muchos de sus hábitats y también de sus necrópolis. Sabemos, en general, muchas más cosas que cuando el doctor Maluquer dictaba sus lecciones. Pero todo cuanto hemos aprendido, todos los miles de datos que se acumulan en los registros arqueológicos de museos y universidades, continúan reforzando aquella idea que él nos transmitía en los setenta. Y nada nos conduce a pensar que, como hay quien ha asegurado recientemente, los pueblos kurganes (los de la llamada cultura yamna) asolaran la península ibérica con sus veloces carros y caballos, exterminaran a los hombres y se apropiaran de sus mujeres. Semejante ocurrencia, a la que no se puede denominar hipótesis científica, sólo es concebible en personas que han leído más Juego de tronos que los densos informes arqueológicos; en mentes absolutamente desconocedoras de la prehistoria y de los mecanismos de aculturación del pasado.

Quien sostiene este disparate es el genetista estadounidense David Reich, que, tal como recogieron acríticamente distintos periódicos nacionales, afirma que «la colisión de estas dos poblaciones no fue amistosa, sino que los hombres llegados del exterior desplazaron a los hombres locales casi por completo». Se basa para ello en el estudio cromosómico de 14 individuos en Portugal y 153 en el resto de la península; y aún están por conocer los resultados científicos del análisis de ADN, pero lo único que demostrarían es que hubo contactos entre pueblos muy distantes en la Edad del Bronce, detalle éste que ya conocíamos por muchísimos otros indicios y pruebas. Que grupos nómadas a caballo arrasaran con todos los hombres de la península ibérica, perpetrando una sustitución brutal del cromosoma Y, es —ya se ha dicho— un disparate. Por eso es alarmante, y ello convierte esta noticia en importante, la facilidad con que se ha difundido en los medios periodísticos españoles. Basta con que aparezca el nombre de una revista científica asociada a Harvard para otorgarle todas las credenciales.

No es éste es un caso aislado en estos tiempos de fake news y perversión de la investigación científica, en los que una noticia sorprendente, sensacionalista, obtiene fácilmente más visibilidad que una seria, resultante de los pacientes trabajos de laboratorio. Y lo terrible es que esa mayor visibilidad comienza a ir aparejada a una mayor facilidad para obtener financiación.

Por otra parte, cuando la noticia refuerza los miedos y los terrores de la clase media, se vuelve mucho más fácil de vender. Esos imaginarios invasores violentos que arrasan el territorio, matan a los hombres y obtienen como botín de guerra a las mujeres refuerzan el ideal perverso de una Unión Europea encerrada en sus fronteras, como un jardín con flores protegido por telas mosquiteras atacadas por millones de langostas hambrientas que quisieran penetrar en ellas, tal como explicó hace años Josué de Castro. El de los racistas y los neonazis, que avientan hoy el espantajo de una invasión de bárbaros procedentes del sur y del este, de los que aseguran que también acabarán con todos nosotros y se quedarán con nuestras mujeres…

Triste panorama el de un país en donde sus investigadores honestos no tienen espacio en la prensa, mientras charlatanes desconocidos se apropian de la opinión publica.


Joan Santacana Mestre (Calafell, 1948) es arqueólogo, especialista en museografía y patrimonio y una referencia fundamental en el campo de la museografía didáctica e interactiva. Fue miembro fundador del grupo Historia 13-16 de investigación sobre didáctica de la historia, y su obra científica y divulgativa comprende más de seiscientas publicaciones. Entre sus trabajos como arqueólogo destacan los llevados a cabo en el yacimiento fenicio de Aldovesta y la ciudadela ibérica y el castillo de la Santa Cruz de Calafell. En el campo de la museología, es responsable de numerosos proyectos de intervención a museos, centros de interpretación, conjuntos patrimoniales y yacimientos arqueológicos. Entre ellos destaca el proyecto museológico del Museo de Historia de Cataluña, que fue considerado un ejemplo paradigmático de museología didáctica.

0 comments on “La lección de los yamna

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: