Música y danza

Minor victories

Escribe Sergio Fernández Salvador sobre un 'supergrupo' cuyo único disco hasta la fecha lleva al extremo el contraste entre ligereza y peso, desnudez y saturación.

/ Mitos y flautas / Sergio Fernánez Salvador /

Al disolverse Slowdive, la banda británica que llevó el shoegaze a sus cotas más ensoñadoras, algunos de sus miembros formaron Mojave 3, bajando revoluciones y decibelios con resultados aún mejores, a juicio de uno, que los logrados por la banda madre. Si Mojave 3 no han dado disco malo (y han publicado cinco, con otras tantas joyas cada uno, tirando por lo bajo), es en buena parte por el juego de voces masculina y femenina. Neil Halstead se ha labrado una sólida carrera en solitario. Rachel Goswell formó Minor Victories, lo que ahora se llama un supergrupo, con componentes de Editors y Mogwai, nada menos. Su voz contribuye al sonido oscuro de temas densos que recuerdan a otros grupos tristones como Jeniferever o Daughter.

Su único disco hasta la fecha, Minor victories (2016), del que se hizo una secuela en clave orquestal de menor valor, lleva al extremo el contraste entre ligereza y peso, desnudez y saturación. De las diez canciones del álbum me quedo con «A hundred ropes», «Breaking my light» y, en especial, «The thief», cuya inicial rítmica progresiva muta hacia el minuto 4:30 en un pasaje de una melancolía abrumadora y sin embargo luminosa.


Sergio Fernández Salvador (León, 1975) es autor de los libros de poesía Quietud (2011), Lo breve eterno (2012) e Hilo de nada (2020), así como de la miscelánea Mitos y flautas (2013), selección de textos de su blog homónimo. Desde 1996 reside en Valladolid, de cuyo conservatorio de música es profesor.

0 comments on “Minor victories

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: