Sociología y antropología

En la confidencia: Tratado de la verdad musitada

La editorial Anagrama publica hoy "En la confidencia: Tratado de la verdad musitada" , el nuevo ensayo de Eloy Fernández Porta.

[Foto de portada © José Begega]

Eloy Fernández Porta (Barcelona, 1974) lo ha vuelto a hacer. Ensayos como Afterpop. La literatura de la implosión mediática (Berenice, 2007; Anagrama, 2010),®O$. La supreproducción de afectos (Premio Anagrama de Ensayo, 2010) o Emociónese así. Anatomía de la alegría (premio de Ensayo Ciudad de Barcelona, 2012) merecieron calificativos que lo definían como un ensayista de lujo, brillante y locamente accesible. Más allá de los entusiastas aplausos que los editores se apresuran a citar en la contraportada, lo cierto es que Fernández Porta, junto a otros autores como Vicente Luis Mora, Jorge Carrión, Fernández Mallo o Javier García Rodríguez, buena parte de ellos vinculados profesionalmente a la universidad,  han abierto brecha en un ensayismo español tan necesitado de sacudidas que lo despertaran de la uniformidad académica y se lo llevaran de parranda. En ciertos sectores de la crítica, esto ha llevado a pensar que  autores como Fernández Porta escriben ensayos más o menos ingeniosos en los que disponen un caudal de formación intelectual al servicio de la ironía posmoderna. Puede ser ese el tono, pero no el engranaje argumentativo del pensamiento en torno a temas que pocos se atreven a pensar en profundidad, bien por su inmediatez, lo cual siempre es un riesgo de perspectiva, bien por su elevado tono de interés popular, que suele encajar mal con casi todo. El caso es que Eloy Fernández Porta lo ha vuelto a hacer con el libro En la confidencia: Tratado de la verdad musitada, que hoy publica Anagrama en su colección de ensayo. Un ensayo con faceta literaria que trata sobre el secreto, su transmisión irresistible, su economía de maneras, sus políticas de género y los afectos, sentires, alegrías y catástrofes que pone en funcionamiento un murmullo o un bisbeo a media voz. El concepto de confidencia desencadena una ramificación de reflexiones en torno a temas como la subjetividad, el movimiento #Me Too o la existencia de las redes sociales, término negado por el autor al considerarlas “marañas sociópatas, dispositivos obligatorios de sobresocialización compulsiva”. Fernández Porta ensaya una especie de historia cultural de la confidencia para la que utiliza fuentes de la mitología, la literatura, el arte, el cómic, el cine y la vida en general. Todo ello acelerado por una buena dosis de humor que salpica también en la parte autobiográfica que, según las propias palabras del autor, “tenía que estar porque no se vale hablar y hablar sobre confidencias sin hacer ninguna”.

Como ocurría en libros anteriores, Fernández Porta ha desarrollado y elaborado algunos de los textos en formato escénico, esta vez de carácter más teatral que spoken word. Tres booktrailers multiplican los panes y peces del libro mediante filmaciones de recitales de secciones del libro. El primero de ellos, procede de una actuación con Agustín Fernández Mallo. El segundo, filmado por Carles Congost, será difundido por Anagrama a la vez que el libro impreso. Finalmente, el tercero completará la serie con un trabajo de Natxo Medina, también autor de los dos BT de los libros anteriores de Fernández Porta.

Los recitados contienen textos distintos a los que el autor incluirá en la presentación escénica que ultima estos días y que consistirá en una pieza teatral breve basada en el inicio del libro y acompañada por una secuencia de imágenes. Un monólogo, o no, quién sabe a ciencia cierta, porque el autor se desdoblará en varios personajes a cuál más insensato. Fernández Porta se atreverá con esto por primera vez en la librería La Calders de Barcelona, el próximo jueves 01 de marzo, tras una presentación a cargo de Rafael Argullol.


La solución Lopatova

/ Eloy Fernández Porta /

Este texto es una sección inédita del ensayo En la confidencia (Anagrama). En la última fase de redacción fue excluido de la versión definitiva, por razones de estructura y extensión del capítulo en el que originalmente iba incluido.

La sospechas. Las infidelidades. ¿Cómo protegernos de ellas, de la una y la otra entrelazadas, musitadas, al oído, por el correveidile y el Yago? Una solución posible: conculcar la sospecha anticipándose a ella. Esa es la propuesta que hizo en su día la cantante y modelo rusa Masha Lopatova, cuyo marido es el jugador de baloncesto Andrei Kirilenko. A sabiendas de que los jugadores de la NBA pasan ocho meses viajando, de ciudad en ciudad, expuestos, los pobres, a incontables ocasiones eróticas, Lopatova consideró que sería absurdo hacer como si todo ello no existiera o suponer que el esposo tiene una moralidad a prueba de bomba. Así que decidió -y se lo contó, como quien no quiere la cosa, a un diario local, en una entrevista que venía siendo, hasta ese momento, soporífera- concederle permiso a su esposo para que a lo largo de la temporada deportiva tuviera una aventura sexual. Una y solo una. La única condición sería que, llegado el caso, se lo hiciera saber. “Si yo estoy informada, entonces no es una infidelidad”.

Como suele suceder con las buenas ideas, ésta se topó con la Iglesia. Con varias iglesias, de hecho: a) La lógica sexual de la liga de baloncesto norteamericana, que, como cualquier otra competición de alto nivel, es presentada por la prensa como un medio ultraconservador en que todos los jugadores son padres de familia desde los veintipocos años y no existen las relaciones casuales, no digamos la bisexualidad o la homosexualidad. b) La mentalidad propia del lugar donde tiene su sede el equipo en que Kirilenko jugaba por aquel entonces: los Utah Jazz, de Salt Lake City, el Estado mormón. c) La “posible influencia”, invocada por todos los medios, que la idea pudiera tener en el comportamiento privado de los demás jugadores y en la imagen de sus esposas –una miasma confidencial. d) La posibilidad complementaria, jamás contemplada en la historia periodística de la NBA, de que la mujer de un jugador quisiera para sí la misma lógica que Lopatova dice haber impuesto a su pareja.

La solución Lopatova (la Fidelidad – 1, o el desliz pactado) es estructuralmente posible y aun razonable, pero cuando esa propuesta se hace pública, cuando se pasa de lo personal a lo social, de pronto es toda la NBA la que ha quedado subsumida en la estructura de la Fidelidad – 1 (una sola admisión de infidelidad, de efectos incontrolables). Cuando Lopatova explicó a un diario su visión del mundo, la confidencia dejó de ser un rumor íntimo para convertirse en una propuesta de ars amandi. El problema moral, si de veras lo hay, es menos decisivo que el performativo. De nuevo el socius reclama sus derechos: “¡No presentes tus confidencias como una idea propia sobre las relaciones personales! ¡Limítate a contárselas a una amiga de confianza y deja que las confidencias vayan avanzando por las redes, para que podamos hacernos cargo de ellas!” Al darle a la prensa lo que debió filtrar al pueblo, Lopatova perdió una gran ocasión de caer muy bien. Incluso en Salt Lake City los derechos del pueblo comadre son mucho más poderosos que las monsergas de los sacristanes -y el Derecho a la Habladuría ha sido reconocido ya, no se lo digan a nadie, como Derecho Humano.


Spotify para acompañar la lectura de En la confidencia


En la confidencia. Tratado de la verdad musitada
Eloy Fernández Porta
Anagrama, 2018
208 páginas; 16.90€
Fecha de publicación: 14 de febrero de 2018


Eloy Fernández Porta (Barcelona, 1974) es Doctor en Humanidades por la Universitat Pompeu Fabra y profesor de Teorías de la Cultura y Arte Contemporáneo. En esta colección ha publicado Afterpop, Homo Sampler, €RO$ (Premio Anagrama de Ensayo y libro de no ficción más innovador del año según Notodo) y Emociónese así (Premio Ciudad de Barcelona y Premio Extraordinario de Doctorado), libros de «crítica mutante cuyas ideas se metamorfosean en estilo y forma narrativas» (Christine Henseler). Es autor del estudio crítico para la edición catalana del Autorretrato en espejo convexo de John Ashbery. En colaboración ha realizado la antología Golpes (con Vicente Muñoz Álvarez), los dúos de spoken word Afterpop Fernández & Fernández (con Agustín Fernández Mallo) y Mainstream (con Jose Roselló) y el guión de videoarte Wonders de Carles Congost. Escribe en Jot Down, Rockdelux, A*Desk y Núvol. Sus libros, que se han traducido al inglés, francés y portugués, lo han llevado a ser considerado un «fino analista pero también gran escritor» (Maxence Grugier, Première), «creador de innovadores conceptos teóricos» (Jesse Barker, No Place Like Home); un «ensayista de lujo» (Santi Balmes, Rolling Stone), «brillante, hilarante y locamente accesible» (Céline Ngi, Fluctuat).

 

0 comments on “En la confidencia: Tratado de la verdad musitada

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: