La escritura encubierta

Leopoldo Alas, la regenta y el obispo

Ricardo Labra escribe, haciéndose eco de la publicación de un libro escrito por hispanistas franceses, sobre la 'damnatio memoriae' que, decretada en su día por el obispo Martínez Vigil, sigue pesando sobre Clarín en la ciudad de Oviedo.

/ La escritura encubierta / Ricardo Labra /

Fotografía de portada de José Luis Cernadas Iglesias

El mundo del arte es un terreno abonado para las relaciones complicadas, donde suelen prodigarse las envidias, los ninguneos y las traiciones. El artista ingenuo no suele sobrevivir a las voraces depredaciones de sus contemporáneos; aunque en algunos casos, los más singulares, pueda hacerlo su obra.

Quizá la rivalidad más conocida a nivel popular sea la mantenida por Mozart y Salieri, pasando este último, tal vez injustamente, a ser un arquetipo de impotente artista envidioso. En este caso, el origen que dio pábulo a esta relación tumultuosa se debe a dos delirios simétricos y complementarios: el que tuvo Mozart antes de morir, debido a la fiebre propiciada por la neumonía que le consumía, y en la que trasladó que había sido envenenado; y el que tuvo Salieri en su lecho de muerte, treinta y cuatro años después, totalmente senil, en el que pregonó disparatadamente que había matado a Mozart.  Mimbres suficientes para hilvanar una historia de desencuentros, de envidias y traiciones que no parecen corresponderse con los hechos contrastados, pero que han dado pábulo a las versiones de Aleksandr Pushkin y de Nikolái Rimski-Kórsakov, así como a las recreaciones de finales del pasado siglo, una de ellas cinematográfica de notable éxito, de Peter Shaffer y de Milos Forman.

Un caso menos conocido, pero mucho más relevante para la vida y la obra de su autor, así como para los avatares ulteriores de su familia, es la mantenida por Leopoldo Alas Clarín y el obispo de Oviedo Ramón Martínez Vigil. Este obispo, misterioso, culto, intrigante, fue el verdadero antagonista de Leopoldo Alas Clarín, su máximo oponente y detractor. El mitrado fue el primero en hacer una lectura ideológica de La Regenta—nada más aparecer su primer volumen, sin esperar a la publicación del segundo— que no solo predeterminó su recepción en Oviedo, sino que reforzó su condición de novela de clave a nivel nacional; así como igualmente fue el solapado responsable del subrepticio edicto que decretó la damnatio memoriae sobre el legado intelectual de Leopoldo Alas Clarín.

Una damnatio memoriae todavía vigente, cuyo influjo puede seguirse en las sucesivas corporaciones del Ayuntamiento de Oviedo —43 desde la muerte de Leopoldo Alas Clarín—, sin que ninguna de ellas, me recuerda José Galán, le haya brindado «el reconocimiento institucional que se le debe». Tampoco existe un lugar de recepción que acoja y recoja el universo clariniano en Oviedo, como sucede en otras ciudades de España y de Europa con sus autores dilectos. El visitante que quiera conocer dónde escribió Alas Clarín La Regenta se encuentra sin ninguna orientación oficial y sin indicación alguna en el edificio de la calle Uría donde compuso su memorable novela, así como tampoco de los diferentes lugares donde vivió Leopoldo Alas y elaboró Su único hijo. Tampoco, y esto no puede considerarse un símbolo menor, se ha repuesto La imagen de la verdad desnuda de hipocresía en la trasera del monumento del Campo San Francisco. Pero, todavía existe otro solapamiento más sutil y, por lo tanto, más oprobioso, que hace más patentes las subrepticias restricciones devenidas de la damnatio memoriae decretada por fray Ramón Martínez Vigil y sus adláteres, por mucho que a los estudiosos siga sorprendiendo su tácita influencia —aunque de manera más tamizada— en Oviedo. Uno de ellos, quizá el más llamativo, se encuentra en el entorno de los Premios Príncipe de Asturias, ahora Princesa de Asturias. Sabido es que los discursos del rey, luego leídos por el príncipe (ahora por la princesa), siempre han tenido, dada su importancia, una cuidadosa elaboración, por lo que tradicionalmente se ha tenido en cuenta para ciertos aspectos el asesoramiento de un núcleo importante de personalidades de Oviedo. Pues bien, en casi cuarenta años de premios, se han citado escritores asturianos de diferente hondura y enjundia, pero en ninguno de ellos se ha hecho una mención, una referencia, al escritor más relevante que ha dado Asturias y que no es otro que el silenciado Leopoldo Alas Clarín. Ciertamente, hubo un tiempo en donde el marco histórico era favorable para estos silencios, pero ahora también los inveterados reductos de estas retardatarias élites encuentran fácilmente acomodo en un contexto igualmente afín: el de los tiempos líquidos bajo el predominio de lo cursi.

El lector foráneo de La Regenta no encontrará en Oviedo apenas memoria de Alas Clarín, salvo los renglones de su novela, inscritos con indeleble tinta en sus calles; pero siempre podrá sentarse, para descansar de su infructuosa y ardua búsqueda, en uno de los bancos recientemente inaugurados en el entorno comercial de la antigua estación del Vasco, en donde podrá leer con sorpresa, sobreimpresos, una serie de poemas. Algunos, los menos, de verdaderos poetas (supongo que para justificar el engendro); del resto, mejor guardar un piadoso y compasivo silencio. El lector foráneo, sin salir de su asombro, buscará todavía algún texto de Alas Clarín, pero solo encontrará anodinos versos dignos de Trifón Cármenes. Un despropósito.

No es extraño, sobre todo teniendo en cuenta su incidencia en la obra de Leopoldo Alas Clarín (tanto en la recepción de La Regenta como en el resto de su producción literaria y periodística, así como en sus derivadas de índole social, cuyo interés transciende lo meramente literario), que los estudiosos de su obra se hayan centrado últimamente en la enigmática y escurridiza figura de fray Ramón Martínez Vigil. Un personaje determinante, no solo para Alas Clarín, sino para la conflictiva relación que el sector dominante de la ciudad ha mantenido hasta la fecha con la figura y la obra del escritor ovetense. En esta personalidad catedralicia, y en su relación con Alas Clarín, se centra el último estudio realizado por Yvan Lissorges y Jean François Botrel, reconocidos hispanistas y especialistas en la obra del hacedor de Guimarán. Los dos estudiosos, a los que los consumados clarinistas reconocen como máximas autoridades en la materia, se han unido para escribir este libro conjuntamente, titulado Leopoldo Alas, La Régente et l’évêque (Leopoldo alas: La Regenta y el obispo). Este hecho, por sí mimo, lo convierte en excepcional; debido a que los dos investigadores, después de una larga indagación clariniana (por ejemplo, la biografía de Yvan Lissorgues resulta indispensable para cualquier acercamiento al autor de La Regenta: Leopoldo Alas, Clarín, en sus palabras; o el Clarín periodista de Jean-François Botrel), sienten la necesidad de profundizar en esta relación, la mayoría de las veces subrepticia, que ha condicionado la percepción de la obra clariniana, especialmente en Oviedo.

El libro, escrito a cuatro manos, sorprende por su amenidad y por las numerosas cuestiones que ilumina y documenta, a veces por primera vez. Los dos profesores analizan el contexto en el que se ha desarrollado la memorable obra clariniana, describiéndonos no solo al escritor —del que nos desvelan su intimidad creativa—, sino al comprometido profesor universitario. Leopoldo Alas Clarín cobra vida en estas páginas; los dos especialistas nos devuelven íntegras sus inquietudes, anhelos y preocupaciones, así como el latido social de aquel Oviedo que, sorprendentemente, nos resulta tan parecido al actual. Los dos investigadores llegan a preguntarse quién era Ramón Martínez Vigil, el poliédrico obispo de Oviedo. A despejar estos interrogantes y a secuenciar sus múltiples facetas, así como a interpretar y discernir las relaciones, a veces tortuosas, que mantuvo con el escritor a lo largo del tiempo, se han aplicado con concreción los dos investigadores. Leopoldo Alas: La Regenta y el obispo, además de un lúcido relato, es una presentación de pruebas, tal vez para que los investigadores continúen ahondando en esta relación tan controvertida, en la que los especialistas no acaban de ponerse de acuerdo.

Yvan Lissorgues y Jean-François Botrel dejan abiertas las posibles interpretaciones, si bien parecen inclinarse por la presuposición de que los dos agonistas consiguieran finalmente eliminar asperezas, aunque quizá porque Alas Clarín desconociese los solapados movimientos realizados en contra de sus intereses por el obispo de Oviedo, quien no dudó en poner en juego, en más de una ocasión, su cátedra universitaria. Y es que el mundo del arte, aunque fray Ramón Martínez Vigil no fuera un declarado artista, sino un alambicado obispo, es un terreno abonado para las relaciones complicadas, donde suelen prodigarse las envidias, los ninguneos y las traiciones.

El libro, todavía no traducido y publicado en España, es todo un acontecimiento investigador y literario, al darse cita dos maestros, dos ilustres investigadores y especialistas en la obra de Leopoldo Alas Clarín —Yvan Lissorgues y Jean-François Botrel, quienes deliberadamente parecen querer culminar conjuntamente su periplo clariniano con esta obra: Leopoldo Alas, La Régente et l’évêque—, para esclarecer la soterrada relación de Alas Clarín con su obispo.

La literatura también tiene sus reparadores contrastes y sus felices paradojas, como si el amor declarado por el autor de La Regenta a la patria de Renan y de Zola le fuera devuelto con creces por estos eximios hispanistas.


La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es labra.jpg

Ricardo Labra, poeta, ensayista y crítico literario, doctor en Investigaciones Humanísticas y máster en Historia y Análisis Sociocultural por la Universidad de Oviedo; licenciado en Filología Hispánica y en Antropología Social y Cultural por la UNED, es autor de los estudios y ensayos literarios Ángel González en la poesía española contemporánea y El caso Alas Clarín: la memoria y el canon literario; y de diversas antologías poéticas, entre las que se encuentran Muestra, corregida y aumentada, de la poesía en Asturias, «Las horas contadas»: últimos veinte años de poesía española y La calle de los doradores; así como de los libros de relatos La llave y de aforismos Vientana y El poeta calvo. Ha publicado los siguientes libros de poesía: La danza rota, Último territorio, Código secreto, Aguatos, Tus piernas, Los ojos iluminados, El reino miserable, Hernán Cortés, nº 10 y La crisálida azul.

 

1 comment on “Leopoldo Alas, la regenta y el obispo

  1. Es un misterio y una pena todo esto. Se une que ‘La Regenta’ es un libro difícil para la lectura en días como estos, quizá por la introducción enorme y descriptiva (demasiado para unos ojos acostumbrados al cine y a la prisa), pero quien vaya más allá de esas primeras páginas tendrá un premio: descubrirá bondades superiores a Flaubert o Zola. Una novela única. No se ha escrito ni se va a escribir otra así. La falta de reconocimiento, por tanto, causa extrañeza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: