De rerum natura

Señalar con el dedo

Pedro Luis Menéndez escribe contra el linchamiento de Vox a un diputado autonómico de Foro Asturias, Adrián Pumares, por apoyar la cooficialidad de la lengua asturiana.

/ De rerum natura / Pedro Luis Menéndez /

No conozco de nada a Adrián Pumares. Hasta hace poco no sabía de su existencia más allá de su aparición en los medios a propósito de cuestiones políticas regionales. Hoy sé algo más de él: un político joven, secretario general de Foro Asturias y diputado autonómico por esta formación. Pero, sobre todo, le he puesto cara porque me la he encontrado —su cara a gran tamaño— en carteles firmados y pagados por otro partido, Vox.

Así que empiezo a tener una idea de cómo es, al menos físicamente, Adrián Pumares, aunque si tuviera que describir sus rasgos por ese cartel, me faltaría un detalle importante: su boca aparece tapada con una gran equis, de color rojo llamativo. En todo el cartel ese color, el rojo, sólo aparece en la equis referida y en la palabra NO, así con mayúsculas.

Como resulta obvio, me detuve a leer el cartel, que proclama (respeto su grafía en el juego de los tamaños de las mayúsculas): «LOS PROGRES QUIEREN IMPONER A UN MILLON DE ASTURIANOS UNA LENGUA QUE NO ES LA SUYA». Y concluye «#COOFICIALIDADNO» (si acaso, de la falta de ortografía hablamos en otro momento).

Pensé entonces qué importante debía ser Adrián Pumares con sus ideas sobre esta cuestión que ha polarizado, una vez más, la política asturiana (si alguien piensa que este artículo trata sobre la oficialidad del asturiano, se equivoca, porque no tengo nada que añadir a lo que ya publiqué en otro artículo de 2019).

¿Por qué no la consejera de Cultura en el cartel, o el Presidente del Principado, o el Director General de Política Lingüística, o el Presidente de la Academia de la Llingua Asturiana?

Y de pronto, supongo que por deformación profesional, me vino a la cabeza el recreo, sí, el recreo escolar. Fue entonces cuando di con la clave. El cartel de Pumares tiene relación con la pandi de Pumares, que es una pandi un poco friki. Claro, así funcionan los matones desde su profunda cobardía: no se atreven con nadie que forme parte de una pandi fuerte, porque ellos sólo acosan a los débiles.

Sé que mi análisis de la situación es poco profundo y poco técnico, pero este cartel no merece otra cosa. Tal parece que una parte de la política española es profundamente infantil. Y los niños me dan miedo, por su crueldad natural y por lo fácil que resulta su manipulación.

Luego me ha dado por pensar que estos carteles son caros, pero no sé bien si los han pagado niños con dinero o adultos que saben muy bien lo que hacen, miembros de un partido cuyo líder y fundador ha denunciado siempre cómo él y su familia eran señalados —con el peligro que tal cosa suponía para su vida— en los años duros de Euskadi.

Cuando detrás de las ideas no hay más que estrategias para alcanzar el poder, ocurren estas cosas. No me contraargumente usted con que eso lo hacen todos por dos razones: la primera, porque entonces su argumento sí que resulta infantil (y tú más); y la segunda y más importante, porque no es cierto.

A mi abuela, como me repetía de niño, le parecía de muy mala educación señalar con el dedo a alguien. A mí me parece una infamia.

Cartel contra Adrián Pumares en Mieres

PD Para otra ocasión dejo el silencio, o la mirada de reojo, con que ha sido recibido el cartel por otras formaciones políticas, con excepciones honrosas como la del consejero de Salud, Pablo Fernández, en el parlamento autonómico.


Pedro Luis Menéndez (Gijón [Asturias], 1958) es licenciado en filología hispánica y profesor. Ha publicado los poemarios Horas sobre el río (1978), Escritura del sacrificio (1983), «Pasión del laberinto» en Libro del bosque (1984), «Navegación indemne» en Poesía en Asturias 2 (1984), Canto de los sacerdotes de Noega (1985), «La conciencia del fuego» en TetrAgonía (1986), Cuatro Cantos (2016), la novela Más allá hay dragones (2016), y el libro de prosas cortas Postales desde el balcón (2018). Recientemente ha dado a la luz en Trea el libro de poemas La vida menguante (2019) y el poema-libro Ciudad varada (2020) en los cuadernos Heracles y nosotros. Desde 2017 colabora de modo asiduo en El Cuaderno y mantiene una sección semanal sobre poesía y cuentos en el programa La Buena Tarde de la Radio del Principado de Asturias.

Acerca de El Cuaderno

Desde El Cuaderno se atiende al más amplio abanico de propuestas culturales (literatura, géneros de no ficción, artes plásticas, fotografía, música, cine, teatro, cómic), combinado la cobertura del ámbito asturiano con la del universal, tanto hispánico como de otras culturas: un planteamiento ecléctico atento a la calidad y por encima de las tendencias estéticas.

0 comments on “Señalar con el dedo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: