Creación Poéticas

Ocho pequeñas épicas

Poemas de Antonio Gracia.

Ocho pequeñas épicas

/por Antonio Gracia/

1

Hace un millón de años, tal vez dos.
Un animal inteligente observa
caer la lluvia como un río alzado;
y, aterido de nieve, ve incendiarse
los árboles desnudos, al fulgor
de una luz invencible. Queda absorto
ante el mágico fuego, que él enciende
con fatiga. Lo hechiza y desconcierta
la perpendicular agua del río
efímero, violento, como un látigo.
Instalado en la noche, le deslumbra
la majestad azul del firmamento,
y por el día el sol es una hoguera
que escapa de la noche misteriosa.
Se suceden la magia y el espanto;
y de repente todo lo descifra:
en algún sitio hay un gigante y debe
ganarse su amistad y protección.
Camina tierras, surca largos siglos,
caza bisontes, pinta sortilegios:
busca al gran hacedor de lo imposible
tras la montaña, el horizonte, el tiempo.
Y en la mente del hombre nace un Dios.
                            (El Taumaturgo)

2

Rávena, mil trescientos veintiuno.
Aviñón, mil trescientos veintisiete.
Sucedió en unos versos que lograron
pronunciar la verdad de la existencia,
pues solo existe lo que nombra el verbo.
Una niña pasaba por un puente
y una mujer fulgía en una iglesia
en el instante pleno en que los astros
necesitaban dos catasterismos
y conjuraban transfiguraciones.
La palabra lanzó sus dos efigies
a la inmortalidad desde la muerte.
Siempre el amor inventa su criatura,
rostro de nuestro espíritu sediento.
Crea la sed, así, su agua salvífica
y los amantes aman desde el sueño,
la maravilla y la sublimación.
Pero la carne viva se pregunta:
¿Quién puede competir con una amada
a quien la muerte ha convertido en diosa?
                            Laura, Beatriz, Oniria)

3

En un lugar del reino del espíritu.
Llueve tan mansamente que la lluvia
parece un lago frágil y apacible
en donde el corazón halla sosiego.
Una mano bisela el sílex, alza
piedras sobre otras piedras, melifica
su garganta, dibuja en las paredes.
Siluetas fantasmales iluminan
la noche innumerable y estrellada.
Alrededor de su quehacer de siglos
esplende un arcoíris, como un saurio
reptante por el alma y sus misterios.
Una voz armoniosa se convierte
en elocuente pluma, en pentagrama,
en pincel y en escoplo: en escritura,
madrigal, lienzo, templo, aldabonazo
en las puertas de la inmortalidad.
Y emerge el ara gris del Partenón,
la Capilla Sixtina, la Odisea,
el clavecín perfecto y temperado.
Catedrales, pirámides, babeles
se elevan hasta el cielo pretendiendo
otear los enigmas, descifrarlos
en pergaminos que lo aclaren todo.
La palabra es el rostro de los hombres.
Revelará algún día sus secretos
a quien viva por ella y para ella.
                            (Sobre la plenitud)

Capilla Sixtina

4

Eran siglos oscuros. Tenebrarios,
lamparillas y aceites alumbraban
los garabatos mágicos, pulidos
por manos despaciosas que tallaban
diamantes de papel, códices de oro,
talismanes para la eternidad
como un legado hacia un renacimiento.
Tal fervor amanuense forjó imprentas
y aquel tesoro enriqueció a millares
al mostrarles los mundos de este mundo.
Fue como si un gran sol amaneciese
y descubriese luz en las tinieblas.
Pasó un tiempo. En el año Mil quinientos
cuarenta y tres un hombre agonizaba
y en su lecho de muerte recibió
un título temido y exultante:
«De los cuerpos celestes y sus círculos».
Solo mil ejemplares se imprimieron,
y tardaron dos siglos en venderse.
Pero algunos abrieron otros ojos
que hubiesen retrasado el porvenir
de haber tenido que esperar un códice.
Tan solo el libro es subversión pacífica
y muestra que en un hombre hay muchos hombres.
                            (Gutenberg, Copérnico)

5

Hace unos veinte mil millones de años
se expandió el universo desde un núcleo
inconcebiblemente comprimido.
La explosión primigenia originó
una fuga de todo cuanto existe
hacia la inmensidad de un infinito.
Conforme se expandía aquella amniosis
se creaba un espacio ilimitado
y comenzaba un tiempo intemporal.
Nuestra mente no entiende qué había antes
del primer estallido, o dónde fue,
pues no acepta un origen sin origen.
¿Hay un espacio-tiempo sin principio?
¿Existen consecuencias sin sus causas?
¿Qué frente olvidará sus pensamientos?
¿Qué corazón no siente al comprender?
De semejante modo nace un niño:
sustanciando su insustancialidad.
Lanza un vagido y brota hacia la luz
desde un minimalismo inescrutable,
y sigilosamente va creciendo
hasta que siente cómo su materia
se corrompe, y se vuelven podredumbre
sus células, sus ojos, sus sentidos
y todo estalla en una muerte ignota.
―¿Va injerto el paraíso en esa amniosis
que jamás podrá ya recuperar?―.
Sin embargo, ¿quién niega lo admirable
de tanta incomprensión y sortilegio?
¿Y quién no escucha un himno que le canta
simplemente por ser hijo del cosmos?
                            (El enigma infrangible)

6

Frisaba el año mil seiscientos cinco.
Un hombre desolado descubría
que luchar por la gloria es alcanzarla.
Lo aprendió en una cárcel, desafiando
adversidades, túmulos, olvidos.
Y sufrió los destinos caprichosos
de piratas, aldonzas y rufianes.
Luego dio su experiencia a un triste hidalgo
y lo lanzó a vivir cuanto vivió:
afrontando derrotas como si
fuesen la redención de toda lucha
y la premisa para la victoria.
Dos hombres dialogando sobre un sueño
que debiera cumplirse y no se cumple
conquistaron con su fracaso el orbe.
Soñar con la justicia universal
como un sermón de la montaña humana
es plantar la bondad más fraternal
en el solar del corazón del hombre.
Asedios a la luz son las palabras.
Las páginas de un libro son el arma
pacífica, invencible, redentora.
Quien no sueña con mejorar el mundo
merece su desprecio.
                            (Cervantes)

7

Mil ochocientos veinticuatro. Un hombre
asediado por la melancolía
ha vencido el suicidio y se redime
construyendo pirámides de música.
Brilla en sus ojos, como un desafío,
la soledad inmensa del artista
ante la muchedumbre. Hay en su mente
una constelación de héroes y dioses,
de arte absoluto, redentor y nuevo.
Ausculta las estrellas y condensa
el universo en una partitura.
No puede oír el ruido de los hombres,
mas sí su corazón, y lo disuelve
en el más clamoroso pentagrama
que escucharán los siglos: el dolor
de un alma solitaria transfigura
la soledad en solidaridad,
exhuma la alegría primigenia
y convierte en un himno la elegía
del vivir cotidiano y metafísico.
Rueda el caudal sinfónico y la voz
anega el alma, la retuerce y triza.
Pocas veces la voluntad ha alzado
desde el infierno el arte hasta los cielos.
La catarata de agua melodiosa
fecunda la conciencia universal.
Y desde el pentagrama manuscrito
fluye incesante una cosmo-agonía
que se convierte en fraternalidad.
La música es la única palabra
que expresa lo inefable.
                            (Opus 125)

8

En un lugar del tiempo, en todo instante.
Antes de decidirte a abandonar
esta vida que odias o te duele,
cerciórate de que hay otra existencia
―o una nada― más digna a la que ir;
no sea que el lugar en el que surjas
aún te horrorice más que este que habitas.
                            (Sobre el suicidio)


Antonio Gracia es autor de La estatura del ansia (1975), Palimpsesto (1980), Los ojos de la metáfora (1987), Hacia la luz (1998), Libro de los anhelos (1999), Reconstrucción de un diario (2001), La epopeya interior (2002), El himno en la elegía (2002), Por una elevada senda (2004), Devastaciones, sueños (2005), La urdimbre luminosa (2007). Su obra está recogida selectivamente en las recopilaciones Fragmentos de identidad (Poesía 1968-1983), de 1993, y Fragmentos de inmensidad (Poesía 1998-2004), de 2009. Entre otros, ha obtenido el Premio Fernando Rielo, el José Hierro y el Premio de la Crítica de la Comunidad Valenciana. Sus últimos títulos poéticos son Hijos de HomeroLa condición mortal y Siete poemas y dos poemáticas, de 2010. En 2011 aparecieron las antologías El mausoleo y los pájaros y Devastaciones, sueños. En 2012, La muerte universal y Bajo el signo de eros. Además, el reciente Cántico erótico. Otros títulos ensayísticos son Pascual Pla y Beltrán: vida y obraEnsayos literariosApuntes sobre el amorMiguel Hernández: del amor cortés a la mística del erotismo La construcción del poema. Mantiene el blog Mientras mi vida fluye hacia la muerte y dispone de un portal en Cervantes Virtual.

Acerca de El Cuaderno

Desde El Cuaderno se atiende al más amplio abanico de propuestas culturales (literatura, géneros de no ficción, artes plásticas, fotografía, música, cine, teatro, cómic), combinado la cobertura del ámbito asturiano con la del universal, tanto hispánico como de otras culturas: un planteamiento ecléctico atento a la calidad y por encima de las tendencias estéticas.

2 comments on “Ocho pequeñas épicas

  1. Francisco Mas-Magro Magro

    Magnifico, maestro.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: