Categoría: El marcapáginas

El marcapáginas

De librerías

Pocas cosas puede haber ahora más heroicas que decidirse a abrir una librería; y sin embargo, hay quienes lo han hecho y en ello siguen, batallando a diario contra el viento y las mareas. Y del mismo modo que su triunfo nos beneficia a todos, su fracaso también es, en muchos casos, responsabilidad nuestra.

El marcapáginas

Terele, Franco y el hombre que detuvo a Lorca

Desde hace tiempo, Juan Carlos Girauta es más célebre por sus curiosas sentencias tuiteras que por la actividad que desarrolla en la Carrera de San Jerónimo. No es el único ejemplo, pero sí uno de los más recurrentes. Este mismo verano agitó nuestros descansos agosteños con dos tuits casi consecutivos y radicalmente contradictorios, en apariencia y en esencia.

El marcapáginas

Libros (no) efímeros

A lo largo de los años, la Semana Negra de Gijón se ha ocupado de publicar libros, algunos muy notables, que en unos casos han arrojado luz sobre autores o temáticas bastante postergados, por no decir inexistentes para el canon oficial, y en otros han promovido interesantes variaciones sobre asuntos que rara vez suelen tratarse.

El marcapáginas

Generación «Goonie»

La generación de Orejudo fue la primera que creció bajo un influjo creciente de las pantallas, las del cine y la televisión; la que llegó después comenzó a conocer los videojuegos, que no sólo permitían habitar temporalmente en un universo de ficción, sino que además ofrecían la posibilidad de modificarlo e intervenir en él sobre la marcha, sin otro límite que el que marcara la pericia de cada jugador.

El marcapáginas

Los editores

Del mismo modo que las redes sociales han hecho que se asuma la falacia de que cualquier opinión merece respeto por el simple hecho de quedar reflejada por escrito, la facilidad con que podemos convertir en libro cualquier cosa escrita en las horas ociosas de las tardes, aunque sea con prisas y a vuelapluma, ha propiciado un incremento de conciencias autorales.

El marcapáginas

Mala hierba

En México han asesinado ya a seis periodistas desde que empezó este año. Si aumentamos el lapso temporal remontándonos a los inicios del siglo, la cifra sobrepasa los dos centenares. Por aquí no se habla de México porque nuestros poderes consideran la suya una democracia consolidada y exenta de grandes inconvenientes.

El marcapáginas

Final feliz

La semana pasada publiqué en Zenda un largo texto acerca de la poeta Ángela Figuera Aymerich, una autora a la que la posteridad ha desplazado a un injusto segundo plano, y me ocupaba de glosar en él su figura y su obra. El artículo llevaba por título un interrogante retórico, «¿Quién se acuerda de Ángela Figuera Aymerich?», que precisamente por ser tal no esperaba obtener respuesta. Afortunadamente, la obtuvo.