Etiqueta: César Vallejo

Poéticas

Estrellas y verdor

El profesor, ensayista y poeta Moisés Mori realiza una lectura singular y creadora de confía en la gracia, última entrega poética de Olvido García Valdés, cuya escritura es fruto de la «iluminación, la quietud y de una especial sensibilidad» para indagar en los parajes de la vida y «acariciar el bien, el tiempo y la nada».

Poéticas

El corazón del claroscuro

Miguel Ruiz Martínez fue un poeta de la antinomia, que, como prescribiera Marcel Proust, defendía la lengua atacándola, llevándola al límite, pero sin llegar a provocar la explosión de sus códigos. Con motivo de la publicación de una ‘Poesía reunida’ del vate de Redován, publicamos el prólogo de José Luis Zerón Huguet y una selección de poemas.

Creación

Aquella casa

«Esta es la casa, recuérdalo desde ahora, en la que vivías sin la gratitud debida». José Carlos Díaz escribe sobre un lugar que no llegó a habitarse y que acabó echándose en falta: allá se vivía sin reloj en la muñeca, el cólera no llegaba y la reclusión era imposible.

Diarios de cuarentena

Notas de Jordi Doce para una cuarentena (13, 14 y 15)

Nuevas páginas del diario de cuarentena de Jordi Doce, que escribe —recordando al ciclista Poulidor— sobre sus partidas de Scrabble, enumera las cosas que hará cuando se acabe el confinamiento o se defiende ante Enrique Vila-Matas por incurrir en lo que el ilustre escritor ha descrito como la tonta ocupación de «llevar una bitácora-tostón de nuestro confinamiento».

Entrevistas

Entrevista a José Luis Gómez Toré

Hay autores dotados únicamente con el instinto del creador. Debemos compadecerlos, como dijo Charles Baudelaire. Otros, sin embargo, están dotados también del instinto del lector, el mismo que es capaz de captar el misterio de las ideas más allá de su materialización sintáctica y semántica. A esa estirpe pertenece José Luis Gómez Toré (Madrid, 1973).

Giulino di Mezzegra

Una idea de España

Pablo Batalla Cueto aspira a una España que cande con siete llaves los sepulcros de Unamuno y Ortega; que deje de interrogarse angustiadamente acerca de su ser y simplemente sea; y sea y siga siendo con todas sus incoherencias y faltas de sentido, y entienda que las cosas no tienen por qué ser muy coherentes o tener mucho sentido para ser sólidas o ser válidas.

Poéticas

La rebeldía de lo frágil

Los poemas de ‘Arquitecturas fugaces’, de Viviana Paletta, se exponen, se despojan como lo hicieran los de Vallejo o Pizarnik. «Éste es mi cántaro, mi botijo de agua y huesos», dice un verso del volumen; y con esta conjetura dolorosa el yo poético asume sin paliativos su precariedad material, que también es la nuestra.