Etiqueta: Jesús de Nazaret

Diario de Tierra Santa

Diario de Tierra Santa (7): Museos de Jerusalén

Pablo Batalla Cueto retoma el diario de un viaje a Israel y Palestina emprendido en marzo de 2019 con la crónica de un día dedicado al Museo de Israel, el cementerio nacional y el memorial del Holocausto Yad Vashem; ocasión para escribir sobre la historia de los manuscritos del mar Muerto y el Códice de Alepo, la biografía de Theodor Herzl o la poesía de Paul Celan y su tormentoso encuentro con Martin Heidegger en su cabaña de Todtnauberg.

Diario de Tierra Santa

Diario de Tierra Santa (4): Kinneret

Un nuevo capítulo del ‘Diario de Tierra Santa’ de Pablo Batalla Cueto, que en este caso narra el día pasado en diferentes lugares alrededor del mar de Galilea: Tiberíades, Cafarnaúm, Tabgha y el Monte de las Bienaventuranzas, donde distintos atractivos son tomados como pretexto para adentrarse en la filosofía de Maimónides, la historia y la equívoca supervivencia de los ‘kibutzim’ o las tinieblas del Camino Neocatecumenal de Kiko Argüello.

Diario de Tierra Santa

Diario de Tierra Santa (3): El último bastión

Tercera entrega del diario de Pablo Batalla Cueto de un viaje de diez días por Israel y Palestina, que en esta ocasion narra un sábado pasado en Acre, último bastión cruzado, y Nazaret, la capital cristiana de la Palestina árabe.

Diario de Tierra Santa

Diario de Tierra Santa (2): Haifa la Roja

Segunda entrega del diario de Pablo Batalla Cueto de un viaje de diez días a Israel y Palestina. Su escenario es la ciudad de Haifa, oasis de convivencia judeoárabe, uno de los centros mundiales de la religión bahái y sede también del monasterio Stella Maris, casa matriz de la orden cristiana de los carmelitas.

Narrativa

El evangelista

Al margen de la indudable habilidad narrativa en la reformulación inédita de la materia evangélica, creo que García Ortega ha acertado en lo más decisivo: la construcción de esa voz anónima que en sus registros y modulaciones —en la sobriedad restrictiva de su tono testifical o en su timbre a veces confesional y empático— ha sabido hacer resonar un mundo y una época en su radical extrañeza y en lo que permanece, ese resto o sustancia que se filtra a través de las edades y que reconocemos como esencialmente nuestro.